Armoniza tus facciones combinando varias técnicas con la perfiloplastia
COMPARTE:
Armoniza tus facciones combinando varias técnicas con la perfiloplastia

Si eres de los que se mira al espejo de perfil y piensa que quizá con un puente nasal más recto, un poco más de mentón o menos papada, podría lucir unas facciones más estilizadas, una perfiloplastia puede ofrecerte la solución estética para mejorar tus proporciones faciales.

La perfiloplastia consiste en la combinación de varios procedimientos quirúrgicos que tienen como objetivo aportar mayor armonía y delicadeza al rostro. Comúnmente, las cirugías para lograr suavizar el perfil se centran en las siguientes zonas: nariz, mentón y papada.

La combinación de intervenciones que se lleve a cabo en una perfiloplastia, dependerá de las necesidades individuales. Una vez que el especialista hace una evaluación en conjunto de las facciones del paciente, le hará una propuesta personalizada con las técnicas que más se ajusten, a fin de lograr unos resultados satisfactorios.

Perfilado de la nariz

Una de las cirugías que más se realiza cuando se busca mejorar el perfil es la rinoplastia con reducción del caballete nasal. Este último, también conocido como giba, consiste en una nariz curvada que, cuando es muy pronunciada e inclinada hacia abajo, se le atribuye el calificativo de “aguileña”.

Tras la valoración médica, el cirujano detectará si el caballete nasal es causado por el cartílago o por el hueso y, en función de ello, contemplará si se realiza una intervención para modificar la forma del hueso o, simplemente, se hace una proyección de la punta de la nariz para suavizar la curvatura nasal.

En el primer caso y cuando la nariz va en curva desde la base hasta la punta, se recomienda una rinoplastia abierta. Si la corrección que se requiere no amerita una intervención abierta, se puede realizar una rinoplastia cerrada, que implica un tiempo de cirugía más breve y un período de recuperación más corto.

Una vez terminada la cirugía, el paciente se marcha a casa y mantendrá los tapones y –dado el caso- una escayola en su nariz durante una semana.

Proyección del mentón

Un mentón poco pronunciado o retraído, crea una desproporción en la estructura facial, además de que resta armonía al contorno labial. Para conseguir un aumento del mentón con excelentes resultados, el médico valora los elementos que componen el rostro en su conjunto: los ojos, la nariz, la mandíbula y los labios.

De acuerdo a sus conclusiones y en consulta con el paciente, decidirá el tipo de intervención más apropiado. Entre las diferentes técnicas para realizar la mentoplastia están:

  • Colocación de prótesis: existen distintos tipos de prótesis mentonianas, las hay de silicona sólida y también de otros materiales. Se implantan a través de una incisión entre la encía y el labio inferior o por debajo del mentón. El tipo y el tamaño de la prótesis se eligen según lo amerite la fisionomía del paciente.
  • Lipoimplante: Consiste en la inyección de tejido graso extraído del propio paciente.
  • Osteotomía: Se trata de un corte del hueso de la mandíbula que se trae hacia adelante para proyectar el mentón hacia adelante.

Liposucción de papada

La grasa acumulada bajo el cuello también es un componente muy importante a tratar cuando se busca mejorar la estética del rostro. La liposucción de papada o cirugía del contorno cervical, consiste en la eliminación de la grasa localizada en esa zona, mediante unas cánulas de aspiración. Está indicada en aquellos pacientes que presentan un cuello grueso o doble mentón. Esta cirugía puede realizarse bajo anestesia local o general, pues solo requiere de unas pequeñas incisiones detrás de las orejas o en la zona inferior del mentón.

Si es necesario, se puede mejorar la flaccidez y el contorno mandibular con un lifting de cuello o platismoplastia, que consiste en un estiramiento de los músculos frontales del cuello. Todo dependerá de la firmeza de la piel y de la cantidad de tejido adiposo que presente el paciente.

Este procedimiento quirúrgico se realiza normalmente de forma ambulatoria y tanto si se efectúa una o ambas técnicas (liposucción y lifting), se requerirá que el paciente lleve un vendaje compresivo sobre la barbilla, sujeto alrededor de la cabeza, durante 3 o 4 días.  

¿Cómo se realiza la perfiloplastia?

  • Se efectúa en el quirófano y puede hacerse tanto con anestesia general como con anestesia local.
  • La duración depende de la cantidad de técnicas quirúrgicas que se empleen en cada caso: si la corrección implica nariz y mentón, aproximadamente una hora. Si se realiza la liposucción de la papada, la intervención podría extenderse a dos horas, aproximadamente.

Recuperación

La recuperación no suele ser dolorosa, si la intervención conlleva una corrección del mentón o liposucción de papada, probablemente el paciente sienta algo de dolor, hinchazón y hematomas, que cederán en pocos días.

En cuanto a la rinoplastia, se notará una inflamación de la nariz que, en el lapso de un mes, habrá disminuido bastante, sin embargo, la nariz continuará deshinchándose aún más conforme pase el tiempo y, al cabo de un año, se notará muchísimo más perfilada.

Si se realiza una liposucción y lifting de cuello, el paciente notará un poco de dolor, inflamación, rigidez y quizá alguna hematoma durante los siguientes días, síntomas que cederán dentro de los 10-15 días posteriores.

Para conocer más el trabajo que realiza el Dr. Mike Dewever, síguenos en Facebook y YouTube.