Blefaroplastia

La blefaroplastia es una cirugía destinada a mejorar la mirada de la paciente, aportando un aspecto más joven e intenso. Se puede combinar la cirugía de párpado superior e inferior, o realizarse de forma separada, según la necesidad de cada paciente.

Blefaroplastia
Párpado superior

Con la edad, la piel y la grasa del párpado superior se acumulan, dando lugar a un pliegue antiestético y, en ocasiones, molesto. La cirugía de blefaroplastia superior consiste en quitar el exceso de piel y la bolsa de tejido graso interno.

Es un procedimiento corto que suele durar aproximadamente 50 minutos y que se realiza con anestesia local. Es una cirugía que se suele indicar a pacientes con más de 45 años. La blefaroplastia en el párpado superior puede dejar una pequeña cicatriz que desaparece a los pocos meses.

Párpado inferior

El parpado inferior puede presentar un cúmulo de tejido graso (bolsas inferiores) y una flacidez del músculo orbicular por envejecimiento, por cansancio o por razones genéticas. Es una cirugía que se asocia al envejecimiento natural, aunque puede que a algunas personas les aparezcan bolsas en el párpado en edades más tempranas.

En caso de no ser necesario una extirpación de piel, la vía utilizada para retirar las bolsas será transconjuntival, y no dejará cicatriz. En caso de tener un excedente y flacidez de la piel en el párpado inferior, será necesario, además del abordaje transconjuntival, una cicatriz justo debajo de las pestañas que desaparece a los pocos meses.

La cirugía de blefaroplastia inferior tiene una duración de 1 hora y se suele realizar con anestesia local y sedación en régimen ambulatorio, por lo que la paciente podrá volver a casa el mismo día.

Resultados

Una corrección de la mirada para conseguir rejuvenecer a la paciente y devolver felicidad.