Descubre la solución al caballete nasal o giba
COMPARTE:
Descubre la solución al caballete nasal o giba

 

El caballete nasal es una preocupación para muchas personas, por eso te mostramos la solución definitiva a la giba nasal.

El Dr. Mike Dewever  y su equipo ofrece las mejores soluciones a aquellas personas que sufren de caballete nasal o giba. Una curvatura que puede surgir en la zona central de la nariz, generalmente apreciable cuando la persona afectada está de perfil. Cuando este arco es muy pronunciado, puede generar un problema estético que, con suerte, puede solucionarse mediante una rinoplastia en la que se reduce la giba nasal.

Este tipo de intervención es una de las más comunes y solicitadas entre personas menores de treinta y cinco años. Y es que la nariz es uno de los rasgos faciales que más predominan en un rostro, y el que resulta más difícil de camuflar. Por ello, muchos estudios confirman que este tipo de cirugía es la solución ideal para dejar atrás ciertos complejos estéticos y mejorar la autoestima.

Si estás considerando practicarte una rinoplastia, esto es todo lo que debes saber.

¿Cómo se aborda una rinoplastia para reducir la giba nasal?

Como en toda cirugía estética, la rinoplastia para reducir la giba nasal es un tipo de intervención que requiere de un análisis previo. En este caso, primero será necesario revisar la nariz en su conjunto para descubrir cuál es la mejor forma de corregir el problema. Por ejemplo: quizás no sea necesario tocar el caballete en sí, sino que la mejor opción sea proyectar la punta de la nariz. También será necesario comprobar qué es lo que produce la giba nasal: si se trata del hueso, del cartílago o de ambos.

Otro de los motivos por los que es importante este análisis previo es que, aprovechando la rinoplastia, se pueden abordar otros problemas. Así como, por ejemplo, realizar un alineamiento del tabique, ensanchar las fosas nasales o reducir el tamaño de los cornetes. De esta forma, se mejora el proceso respiratorio.

¿Qué tipos de rinoplastias existen?

Tras el análisis previo, el Dr. Mike Dewever y su equipo procederán a realizar una rinoplastia abierta o cerrada.

La rinoplastia abierta se practicará cuando la giba es ósea y cartilaginosa, con un aspecto exterior en el que el arco va desde la raíz hasta la punta. La ventaja de este tipo de intervención es que permite realizar un trabajo mucho más preciso y la cicatriz que deja es prácticamente invisible.

En cuanto a la rinoplastia cerrada, esta cuenta con la ventaja de que el tiempo de la cirugía y el post-operatorio son mucho más cortos. Pero no siempre puede aplicarse porque permite una menor maniobrabilidad.

Aun así, el tipo de procedimiento es algo que siempre debe discutirse con el cirujano plástico. Se deberán resolver todas las dudas antes de tomar una decisión final.

Para cualquier consulta sobre procedimientos de cirugía estética y conocer a fondo el trabajo y los buenos resultados del Dr. Mike Dewever, recuerda seguirnos en Facebook y YouTube.