Elimina las arrugas y mejora tu expresión facial con botox
COMPARTE:
Elimina las arrugas y mejora tu expresión facial con botox

La actividad de nuestros músculos faciales, responsables de las expresiones en el rostro, con el paso de los años deja su huella en la piel: las arrugas. Éstas, serán más marcadas y aparecerán de forma más temprana en aquellas personas con mucha gesticulación facial.

Asimismo, estudios científicos señalan que la aparición de estas líneas de expresión depende de aspectos genéticos relacionados con la calidad de la piel; la exposición a los rayos solares sin adecuada protección; las condiciones climáticas bajo las que residimos y nuestros hábitos de vida en general.  

Es así como tarde o temprano aparecen las arrugas en el entrecejo; las “patas de gallo”; los surcos en la frente y las líneas verticales sobre el labio superior (También conocidas como “código de barras”).

Conla toxina botulínica, más conocida por su nombre comercial como botox, es posible atenuar las arrugas faciales de forma temporal (unos 6 meses aproximadamente), siendo posible prolongar los resultados mediante aplicaciones en serie. Aun cuando este producto tiene muchas otros usos médicos, en el ámbito estético se utiliza no solo para borrar las arrugas más pronunciadas, sino con el propósito de lograr un rostro más armónico, con una expresión más relajada y rejuvenecida.

¿Cómo funciona el botox y cómo se aplica?

La toxina botulínica produce la paralización temporal de los músculos, cuyos movimientos ocasionan las arrugas. Esto ocurre porque el producto bloquea al neurotransmisor encargado de la contracción muscular (acetilcolina), de esta forma, se consigue inhibir la movilidad y, en consecuencia, que continúen marcándose las líneas de expresión.

Es fundamental que la aplicación del botox sea realizada por un profesional certificado en medicina estética, quien no sólo garantiza el uso del producto adecuado y conforme a los estándares sanitarios, sino que además conoce a fondo la estructura muscular del rostro.  Esto es de vital importancia para obtener unos resultados naturales, pues si el botox no se aplica de la manera correcta, se corre el riesgo de modificar la expresión facial de forma no deseada.

El tratamiento consiste en la inyección, mediante una aguja muy fina, de cantidades muy pequeñas de botox en los músculos de aquellas zonas en las que se desea eliminar las arrugas. La desaparición de las arrugas comenzará a evidenciarse luego de tres días, notándose el máximo efecto aproximadamente en el transcurso de un mes.

Uso médico de la toxina botulínica

El uso médico de la toxina botulínica se remonta a 1980, cuando fue utilizada por primera vez en humanos para tratar el estrabismo. Su utilización para el tratamiento cosmético de las arrugas, está aprobada por el Reino Unido desde 2001, y desde 2002 por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Inicialmente, la aplicación de este tratamiento se limitaba a tratar las arrugas de la frente y el entrecejo, sin embargo, hoy en día es utilizado también en otras zonas para suavizar las expresiones y darle al rostro un toque más estético.

Actualmente, el botox es utilizado para conseguir un “efecto lifting”, aplicándose sobre algunos músculos faciales depresores, que son aquellos que tienden a halar hacia abajo diferentes zonas de nuestro rostro. Al inhibir el movimiento de esta musculatura, sus antagonistas, los músculos elevadores, potencian su trabajo, tirando hacia arriba y mejorando la expresión. En tal sentido es posible aplicar el botox para: 

  • Alzar las cejas y lograr con ello un rejuvenecimiento de la mirada, al “levantar” el exceso de piel sobre los párpados. También es útil para rediseñar la forma de la ceja: suavizando las que son demasiado arqueadas o levantando las que son demasiado rectas.
  • Elevar las comisuras descendidas.
  • Disimular la sonrisa gingival
  • Corregir el descenso de la punta de la nariz
  • Elevación general del tejido facial para corregir el descolgamiento, logrando un efecto tensor sobre la piel.

¿A qué edad puedo aplicarme el botox?

Por lo general, las personas buscan inyectarse botox entre los 40 y 50 años, cuando lucen más marcadas las líneas de expresión. Sin embargo, Los estudios demuestran que al iniciar este tipo de tratamientos a modo preventivo –a los 30 años, por ejemplo-, se inhibe el desarrollo de las arrugas pronunciadas, lo que repercute de forma relevante en la apariencia de la piel llegados los 50 años.

Este inicio temprano es muy útil en aquellos pacientes con mucha gesticulación facial o con músculos hiperactivos, quienes tienden a formar arrugas de expresión de forma prematura.

¿Quieres conocer más sobre el trabajo que realiza el Dr. Mike Dewever? ¡Síguenos en Facebook y YouTube!